EL 97% DE LAS PAREJAS NO SABEN ESTO EN SU RELACIÓN.

La Biblia nos da el plano para un hogar que es de hermoso diseño, con una estructura firme, y un ambiente agradable.

El hogar puede ser un lugar de armonía y contentamiento, o un lugar de pleitos y contiendas. ¿Es tu hogar, feliz, fuerte y capaz de sobrevivir las tempestades de la vida?

El hogar es una importante unidad social.

Ha sido ordenado divinamente para nuestro desarrollo espiritual, para nuestra felicidad emocional, y para nuestra satisfacción física.

Porque algunos hogares son desdichados.

¿Por qué hay tantos hogares desdichados? ¿Por qué son destruidos por la discordia, la separación y el divorcio? Es porque el plan de Dios ha sido desatendido. En su Palabra se encuentran los materiales necesarios para un hogar feliz. Los hogares formados de acuerdo a su Palabra son lugares donde hay amor, confianza, interés mutuo y servicio del uno al otro, sin egoísmo.

En la juventud se establece el fundamento de nuestro hogar futuro.

Una vida de pureza delante de Dios es un ingrediente en nuestra preparación para el matrimonio. Las impurezas prematrimoniales son pecados que minan la estabilidad moral y ponen en riesgo el hogar futuro. Si en nuestra juventud uno suele vivir para sí, sólo pensando en el bienestar y felicidad de sí mismo; después en el matrimonio esto le causara problemas y destrucción.